¿Por qué se le dice a Monterrey “La Sultana del Norte”?


Históricah / miércoles, junio 9th, 2021

Tanto citadinos como turistas conocen y han escuchado este característico apodo hacia la ciudad de Monterrey, pero el misterio de tal apodo, pese a su popularidad, es desconocido ya que nada dentro de la ciudad indica que se le denomine dicho nombre. 

Muchos le encuentran un sentido por medio de la historia. Hace muchos siglos, ciertas regiones de la península ibérica ahora conocida como España eran parte de territorios árabes, mucho tiempo después, en las épocas coloniales tanto españoles como árabes llegaron a México y sucesivamente al territorio que hoy conocemos como Monterrey. Durante mucho tiempo existió aquí una comunidad arabe que, si bien recordamos, a sus “Reyes y Reinas” se les dicen “Sultanes y Sultanas” de aquí es de donde podríamos haber aprendido dicha palabra y se habría quedado en el recuerdo colectivo de las personas que se asociaron a un Sultán o Sultana con sinónimos de poder, magnitud y belleza. 

Después, investigadores sugieren que poetas y escritores utilizarían dicha palabra como herramienta para la metáfora y enaltecer de esta forma la belleza de distintas ciudades del mundo entre ellas “Nuestra señora de Monterrey”, ciudad del “Nuevo Reino de León” como se le dio nombre principalmente después de las conquistas españolas y después tras la revolución e independencia cambiarían su nombre a solo Monterrey y Nuevo León, pero el apodo persistió. 

Se desconoce que con exactitud quién fue el que dio origen a tan famoso apoyo, pero se tiene la teoría de que un obispo llamado Ignacio Montes de Oca y Obregón de Linares, pueblito cercano a Monterrey vio entre los años 1879 y 1884 el desarrollo industrial y comercial de Monterrey a lo que exclamó “Monterrey está llamada a convertirse en la Sultana del Norte”. Sucesivamente en 1885 nace un periódico llamado “La Sultana del Norte” posiblemente inspirado en dicha frase que ya había sido popular entre las personas y de ahí comenzó a popularizarse la frase y convertirse de uso común entre las personas.